Hidrogeología

Las reservas de agua localizadas dentro del perímetro del Parque Regional de Sierra Espuña, así como las fuentes, tienen un fuerte control estructural o estratifico. Como es sabido, para que exista una reserva de agua o acuífero es necesario la existencia de un nivel poroso y permeable que esté conectado con la superficie y pueda ser recargado de agua de lluvia o de escorrentía superficial. Además, deben existir uno o varios niveles inferiores o laterales de naturaleza impermeable que eviten que el agua que recibe el nivel permeable se pierda. Tendremos una fuente siempre que le contacto entre ambos niveles aflore en superficie en algún punto. Los materiales que pueden tener un comportamiento permeable por naturaleza son los carbonatos o los niveles detríticos groseros, conglomerados, gravas y arenas. Por su parte, los niveles con comportamiento impermeable por antonomasia son las arcillas y las margas.

En el caso de Sierra Espuña, el apilamiento tectónico de las diversas unidades y su estratigrafía proporciona alternancias de niveles permeables-impermeables, con conexión superficial repetidos, lo que constituye un acuífero multicapa. Así, las diversas unidades inferiores (Molinos, Jaboneros, Yéchar y La Santa) están compuestas por un nivel detrítico-arcilloso inferior y un nivel carbonatado superior. Cada uno de estos niveles de carbonatos constituye un acuífero. No obstante, visto lo escaso de las fuentes en relación a estos niveles, no deben ser muy importantes sus reservas. Solamente en el sector de Aledo parece haber fuentes en estas unidades. Esto puede haberse visto favorecido por la existencia de otro nivel impermeable, en este caso lateral, como son las arcillas del Mioceno Superior, junto con otro nivel permeable relacionado con los conglomerados y calcarenitas del mismo término.

En cualquier caso, las fuentes más caudalosas debemos buscarlas en relación con las unidades de Yéchar, La Santa, Morrón de Totana con dos niveles (I y II) y Perona, donde vamos a encontrar los acuíferos principales. A estos acuíferos cabe añadir el del Mioceno, de escasa entidad, en ocasiones permite la conexión entre otros acuíferos. De todos estos cabe precisar más de los tres acuíferos superiores:

 El acuífero Morrón de Totana I

Constituye en sí mismo un sistema multicapa, ya que los niveles de carbonatos permeables triásicos son múltiples y siempre están interca- lados en niveles arcillosos impermeables. Se extiende, de oeste a este, desde el sector de La Carrasca-Alquerías hasta La Bermeja, pasando por Huerta Espuña. Se trata de un acuífero menor, ya que los diferen- tes niveles carbonatados son discontinuos y poco potentes, de manera que sus fuentes tienen poco caudal. La mayoría de ellas no presentan un caudal estable, sufriendo grandes oscilaciones según la estación de año y la pluviometría. De oeste a este las fuentes más importantes relacionadas con este acuífero son: la Fuente de la Carrasca, la Fuente del Sol, la Fuente del Hilo, la Fuente Rubeos y Fuente Bermeja.

 El acuífero Morrón de Totana II 

Posiblemente sea el acuífero con más potencial de reserva de agua, aunque es también el más explotado. Se extiende desde el oeste (en la carretera de Aledo a Zarzadilla de Totana) hasta el este, al sector de El Berro, en continuidad por todos los relieves mayores ocupados por los carbonatos jurásico-terciarios. Presenta un contacto basal con las arcillas con yesos impermeables del Triásico Superior de la misma unidad, además de contactos laterales, dependiendo de la estructura, con las arcillas y margas del Cretácico y Terciario. Las fuentes naturales más importantes relacionadas con estos niveles son: Fuenteblanca y Fuente del Piojo. Existen además numerosos pozos que extraen agua de este acuífero en el sector de El Berro y especialmente Prado Chico y Valdelaparra, algunos de ellos utilizados económicamente en la planta embotelladora de Fuente Dueñas.

El acuífero de Perona 

Su extensión real no es muy grande aunque sus reservas originales debían ser importantes antes del inicio de su explotación comercial. Se limita al sector más oriental de la sierra en los altos de Valdelaparra y Perona. Su nivel permeable lo constituyen los carbonatos de la Unidad de Perona, mientras que su nivel impermeable basal son las arcillas del Terciario de la Unidad Morrón de Totana en posición infra- yacente. Las fuentes naturales relacionadas con este acuífero eran (ya que ahora están muy modificadas por las extracciones de agua para uso comercial): la Fuente de Perona, Fuente de Valdelaparra y Fuente de Prado Chico. La más importante de ellas era sin duda la de Prado Chico, que presentaba un caudal constante de más de 100 l/s. En la actualidad, las dos primeras no tienen caudal y la tercera está captada para la planta embotelladora.

Todos los derechos reservados para publicar autorización de www.sierraespunaviva.com


 

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES